Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Thánatos’ Category

What though the radiance which was once so bright
Be now for ever taken from my sight,
Though nothing can bring back the hour
Of splendour in the grass, of glory in the flower;
We will grieve not, rather find
Strength in what remains behind;
In the primal sympathy
Which having been must ever be;
In the soothing thoughts that spring
Out of human suffering…

[Pues, aunque el resplandor, tan radiante antaño,
se aparte para siempre de mi vista,
aunque nada pudiera restituir
a la hierba su esplendor y su gloria a las flores,
no he de apenarme, más bien
hallaré fuerzas en lo que aún perdura:
La primigenia simpatía
que, habiendo sido, debe ser por siempre,
los apaciguadores pensamientos que nacen
del humano sufrir…]

W. Wordsworth, Intimations of Immortality from Recollections of Early Childhood 10 (trad. P. Mathews)

 

Cuando el destino me obstaculiza a través de las circunstancias, las atravieso elevando mi manera de vivir. ¿Qué puede hacerme así el destino?

Huanchu Daoren, Charlas de raíces vegetales (vers. T. Clearey y A. Colodrón)

 

Look out of the window: everything you see is frozen fire in transit between fire and fire. Cities, equations, lovers, landscapes: all are hurtling towards the hydrogen crucible.

[Mira por la ventana: todo cuanto ves es fuego helado en tránsito entre fuego y fuego. Ciudades, ecuaciones, amantes, paisajes: todo va lanzado hacia el crisol de hidrógeno.]

J. Fowles, The Aristos 1.42 (trad. M. Martínez-Lage)

 

Como el matiz cetrino de las últimas aceitunas que caen en el dominio del olivar; como el rocío extasiado y transfijo por el alba; como viento del que nadie conoce su comienzo y final; como el papiro que contenía una fórmula mágica sanadora y que quedó desintegrado entre las arenas de un desierto cien mil veces pisoteados al galope; como el imperio de la dorada Palmira que Zenobia contempló por última vez antes de huir hacia la ignominia y el Éufrates; como la danza cuya coreografía se olvida y desaparece de la humanidad por no haber quedado registrada en soporte alguno; como la mirada aterrada del animal bajo el cuchillo del matarife; como el esplendor de los bellos amantes de quienes apenas quedan tres muelas y una pelvis carroñada; como el sacro mandamiento velado por el declive de una civilización; como todos los gozos y pesares; como mis palabras y como las vuestras; como el encanto de lo más y de lo menos duradero… Así estallan y se disuelven todas esas cosas.

Todo está viajando hacia la reunificación: si no se acepta por las buenas, se producirá de un modo violento de todos modos inevitable. La única venganza posible reside en hacer de tal hecho el compás de nuestros amagos, en sincopar nuestro paseo en aras de reducir rodeos estériles y batallas contra las brisas. Cuando en la última noche todo se haya cumplido, cuando todas las miradas se vean puestas y emergidas en el Ojo de Dios, antes de que recomience el sentido de los mundos, en la hora sin hora y sin extensión, un vacío infinito vendrá a recordarnos -a nosotros, que ya no seremos tales- que optamos por la nada correcta. Sabremos, entonces, que nadamos en el saber en la misma medida que nada sabemos, que los cielos son reflejos del alma y ésta de aquéllos; y que la grandeza de los amores, anhelos, codicias, aversiones y agonías no es ni mayor ni menor que la de los gases y metales, ya descompuestos, amalgamados en abrazo final, o la de la brizna combustible del seco trigal a la hora en que el verano decide prologar con su insolar el fin de todos los centros y todos los círculos.

[Música: G. Gurdjieff y T. de Hartmann, 2.I.1927, vol. III, 1ª serie, No. 7, pno. A. Krenski]

 

Anuncios

Read Full Post »

La injusticia es muy hábil para convencerse a sí misma y para corromper a los que están sometidos a ella, porque se relaciona con sus pupilos acompañada de placer.

Porfirio, De abstinentia 3.27.6 (trad. M. Periago Lorente)

 

El sinsentido de la violencia, cuando es directa, intencionada y ávida, late en todos los mundos humanos, en cada época y en cada riqueza. Si violenta es la propia configuración de nuestro pueblo planetario, nuestro andar cotidiano, más crispante para el espíritu es la agresividad, esto es, el impulso de violar una vida a la que se está mirando a los ojos. El arte, los pintores o la canción popular supieron siempre que bajo la piel de los hombres se retorcían bestias, y que solamente una contención lapidaria podría disfrazar la rabia con ropajes de amabilidad.

¿De dónde esa vesania que nos conduce al abuso, al odio, a la convicción de que mejor sería nuestro devenir si alguien no existiese y que así habrá de ser? En el fondo, toda violencia así de aguda es capricho unido a sudoración febril. Se trata esencialmente de una falta de pensamiento, de un calor que ha de liberarse, como un espasmo nocturno, como un castañetear de dientes. Se concreta en la idea escasamente formulada de que los demás son, ante todo, medios para nuestros fines. Maltratar a un niño, violar a una mujer, matar a un semejante, no son sino maneras de verlos como meros recursos, objetos, apliques, complementos a nuestro trote. Tal pensamiento, que en momentos de sosiego no se sostiene, adquiere fuerza en la pujanza de los humores biliosos, ante el volcán de la simiente en la entrepierna, ante la visión de una humillación, ante el desconcierto del orgullo.

No hay hombre que no se haya visto masajeado por fuerzas negativas, por ardores químicos que suben y bajan por el cuerpo, desde la ingle hasta la cabeza, pasando por el hígado y el acelerado corazón. Haríamos mal en sentirmos por completo a salvo de esa furia, esa desesperación que vence a todo lo sano: es nuestro devenir y la costumbre por él labrada lo que nos salva de aquel estadio en el que otros cayeron. En otras circunstancias, tú serías el genocida, el torturador, la escoria de las escorias. Todo secreto yace en la abstinencia prolongada, que aquieta toda marejada; y en la educación sentimental, que no consiste solamente en la contundencia de los argumentos morales -irrefutables y a veces interesados-, sino también en la indentificación con el otro. Nada más útil que pasar media hora imaginando ser otra criatura, siguiéndola desde su interior por el día común, viendo con sus ojos y valorando con su criterio, herida en sus debilidades, digna en sus virtudes.

Nada hay a lo que no nos acostumbre la familiaridad. Si uno se familiariza con el otro, el otro deja de ser un recurso o una vana sombra. Si todos somos sombras, no hay que dejar de otorgarnos unos a otros menciones de príncipes. Pues la sombra no sufre menos por estar débilmente tejida. No es menos bandera la fláccida que la mecida por el viento; ambas son la misma entidad en circunstancias diferentes. Si somos sombras, sufrimos, sin embargo. Si sufrimos, estamos hechos de la misma sustancia; únicamente fronteras de perfiles separan nuestros intereses, y el trato delicado y la caricia amable desdibujan esas fronteras hasta convencernos de que, puestos a ser sombras, es mejor conformar una más grande, en la que impere mayor frescor.

[Musica: Entreveran el texto diversos romances castellanos, una vez más en la grata voz de Joaquín Díaz. Todos ellos, como otros muchos, narran actos macabros, de truculencia sin límites, en su mayor parte perpetrados contra mujeres. Sorprende la sobria naturalidad con la que el folclore admitía conocer desde antiguo la composición del reino a base de excrecencias morales, sacerdocios indignos, venganzas irreflexivas, lascivias pedófilas, violaciones seguidas de emparedamientos y brutalidad desatada. Sin duda se debe a que desde siempre y por siempre afloran tales fuerzas, por mucho que cristianismo, Ilustración y tecnología hayan pretendido encauzar al grueso del pueblo. Los romances, en orden de aparición son: Elena la hidalga; La noble criada; El cura y su penitencia; La rueda de la fortuna; Las dos hermanas. Además de estos romances, otros que retratan injusticia y truculencia a más no poder ya fueron colgados en otras entradas: Blancaflor y Filomena; El romance del conde Olinos; Jesucristo en traje de pobre.]

Read Full Post »

They say my verse is sad; no wonder;
Its narrow measure spans

Tears of eternity, and sorrow,
Not mine, but man’s.

This is for all ill-treated fellows
Unborn and unbegot,
For them to read when they’re in trouble
And I am not.

[Dicen que es triste mi poesía; no me extraña;
su estrecha medida abarca
lágrimas de eternidad y de pena,
no mías, sino del hombre.

Esto es para los enfermos,
los no nacidos, los nunca llegados,
para que ellos lean cuando sientan las angustias
que yo ya no sienta.]

A. E. Housman, More poems, 1936. Trad. Juan Bonilla.

Man sagt sonst, über den Sternen verhalle der Kampf, und künftig erst, verspricht man uns, wenn unsre Hefe gesunken sei, verwandle sich in edeln Freudenwein das gärende Leben, die Herzensruhe der Seligen sucht man sonst auf dieser Erde nirgends mehr. Ich weiß es anders. Ich bin den nähern Weg gekommen.

[Se suele decir que por encima de las estrellas cesa la lucha y se nos promete que en el futuro, depositando nuestro poso, se transformará en noble vino de alegría la vida fermentada; pero ya nadie busca en esta tierra la paz del corazón de los bienaventurados. Yo sé hacerlo de otra manera. He tomado un camino más corto.]

F. Hölderlin, Hiperión, II

Màtà yathà niyam puttam
Àyusà ekaputtam anurakkhe
Evampi sabbabhùtesu
Mànasam bhàvaye aparimà.

[Así como una madre protege a propio hijo,
su único hijo, a costa de su propia vida, 
de la misma forma uno debería cultivar 
un corazón sin límites hacia todos los seres.]

Karaṇīyamettā Sutta

Ἡ ἀγάπη οὐδέποτε πίπτει· εἴτε δέ προφητεῖαι καταργηθήσονται· εἴτε γλῶσσαι παύσονται· εἴτε γνῶσις καταργηθήσεται.

[El amor nunca deja de ser: mas las profecías se han de acabar, y cesarán las lenguas, y la ciencia ha de ser retirada.]

1 Cor 13:8

No olvidemos que este mes han muerto 32.450 personas por violencia, 9.885 en guerra. Y 20.146 personas han muerto por hambre en el día de hoy a esta hora, pasado el mediodía. 602.454.512 personas no tienen todavía acceso a agua potable. 737.262.404 seres humanos padecen desnutrición. 3.837.215 peces han muerto en dos minutos del día hoy a manos humanas, al igual que 248.828 aves de corral, 5.527 cerdos  y 1.137 reses de vacuno. Pensemos que estas cifras se reproducen constantemente, renovando carne de sufrimiento, a cada minuto de cada hora de cada día de cada mes de cada año. Cifras que, sumadas en el tiempo, superas los billones con facilidad. El número, agente contable de la realidad física, cual fiscal inapelable nos acusa o, cuando menos, nos recuerda que no manejamos con soltura las magnitudes referentes a las consecuencias de nuestros actos sociales e individuales.

Habría que adoptar un régimen gimnástico del corazón: hacer un paréntesis cada pocas horas, en medio de cualquier actividad o pensamiento, para dedicarse a recordar a las víctimas de las pasiones humanas y aun de las fuerzas ciegas de la naturaleza; protestar contra mí mismo cuando magnifico las células de mi devenir inmediato, ajeno a los flujos del océano que me circunda, masa sin fronteras atravesada por peregrinos al Infierno; exigirte no solamente una mirada lamentosa, sino, yendo más allá, un impulso positivo, un hálito de esperanza y calor, un resorte de acciones concretas, una verdadera muestra de amor, una disponibilidad sin fin, un ritmo útil a los desollados; lograr una calma en la tormenta -de poco sirve a la tripulación el capitán azorado-, un beso mental a cada rostro que te encuentres y mil de esos besos a quien no te encuentres, porque sin duda nunca verás cara a cara a quienes más sufren, porque la injusticia los mantiene retenidos fuera de la luz del sol y de la atención de quienes se creen justos por disfrutar de la vida sin recordar el vivero infecto que sustenta su crianza.

Tal debería ser una disciplina en su estado mínimo, una higiene del alma y un deber para todo el que goza de derechos y aire respirable en este mundo. A menudo doy gracias por la oportunidad que se me ha otorgado de haber llegado hasta este punto de la vida sin haber sido torturado, sin ser sistemáticamente utilizado como un recurso, sin que se me ordeñe mi fuerza vital ni mis jugos internos, sin que me arranquen en vivo la piel que me recubre de sensibilidad. Celebro la fortuna de no haber estallado entre padecimientos de lustros sin fin, la fortuna de que ningún dolor me haya paralizado, de que la desesperación, por mucho que hablemos en verso, sigue siendo para mí y para mis seres más próximos algo completamente desconocido. Pero, si no diré que es una fortuna inmerecida puesto que cualquier ser la merece, sí diré que implica contraparte moral. Intentar introducir en la imaginación una ínfima parte de la hecatombe sensible que se reproduce en este instante y solamente en nuestro planeta, es un primer paso. El siguiente paso será abrir el corazón y dejar que de él emerjan brazos auxiliares que alimenten, acaricien y sostengan a los exhaustos, a los que lloran ahogadamente -secos ya de lágrimas y voz-, a los que no hablan ni hablarán a los oídos narcotizados por sí mismos.

Sarva mangalam

[Música: P. Glass. Satyagraha. I. Protest. El fragmento sánscrito del libreto está extraído del Bhagavad-gītā (12:13-14):

sri-bhagavan uvaca

advesta sarva-bhutanam
maitrah karuna eva ca
nirmamo nirahankarah
sama-duhkha-sukhah ksami
santustah satatam yogi
yatatma drdha-niscayah
mayy arpita-mano-buddhir
yo mad-bhaktah sa me priyah

“El bienaventurado señor dijo: Aquel que no es envidioso sino que, más bien, es un buen amigo de todas los seres vivos, que no se cree propietario de nada y que está libre del ego falso, que mantiene la ecuanimidad tanto en la felicidad como en la aflicción, que es tolerante, que siempre está satisfecho, que es autocontrolado, y que está dedicado al servicio devocional con determinación, con la mente e inteligencia fijas en Mí, esa clase de devoto Me es muy querida.”]

Read Full Post »

Reo que tiene por actor al poder enojado ha menester en el juez mucha igualdad.

A. Pérez, Aforismos de la carta para el papa 2

Siglos hay en que viven más seguros los deudores que los acreedores.

A. Pérez, Aforismos de Antonio Pérez 35

Los males envejecidos no se pueden curar sin remedios fuertes.

J. Setantí, Centellas de varios conceptos 14

La mayoría de las personas llamadas decentes odian unos pocos abusos y disculpan los demás.

S. Ramón y Cajal, Charlas de café VII (3a ed., 1922, p. 170)

martin-wittfooth-loot-bag

Oh, voraces niños de metro y medio, que os agitáis entre catedrales malditas de cemento y frío cristal, moderaos. Vuestra sed inconmensurable lo ahoga todo, y os fijáis entretanto en las pequeñas heridillas que os infligen aquí o allá. ¿Por qué creéis que vuestros pequeños dolores merecen más atención que el hundimiento de todo?

Pero, ¿a qué apelar a vuestras conciencias maltrechas? Uno no se puede enfadar con las ladronas urracas, ni con los tigres devoradores de inocentes, ni con las tempestades que gustan de invertir bruscamente la posición de las cosas. Las bestias y los meteoros tienen su estallido trazado de antemano. Adictos como sois a caprichos envilecedores, no lograréis evitar el impulso que os lleva a nutriros del mal. Tampoco he de excluirme yo del grupo: las adicciones que nos han inoculado no se extirparán con una conciencia media como la mía. Se requiere un cataclismo de la mente o del cuerpo o una teofanía nítida para salir de la rueda de la crueldad indiferente que todo lo asola.

¡Asesinos del mundo, yo os absuelvo! No tenéis la culpa de haber nacido con culpa, y los mejores rayos de luz de entre los mejores de vuestros corazones así lo demuestra. Hasta el más puro de los que tienen algún trato con comerciantes están sentenciados como cómplices de crímenes sin número. Sigamos, pues, contribuyendo al imperio de la muerte y del sufrimiento hasta que no soportemos nuestros actos y nos demos por vencidos ante la evidencia: todo en nuestro tiempo parece llamarnos al recogimiento, a la austeridad extrema, a la abstinencia del alimento animal y a buena parte del vegetal, al retiro campestre y a la oración… pero acaso habrá que esperar a que nos encontremos desnudos de vida y de esperanza para forzar el fundamento de nuestras funestas costumbres. No parece que pueda hacerse otra cosa.

Que los seres nos perdonen lo imperdonable.

[Música: J. Savall, Deploratio IV (Lachrimae Caravaggio. Statio VII).]

Read Full Post »

Mas el mundo es ya biejo e, la natura, liviana,
que es mucho corrompida, fallesçida e menguada;
así que la melesina, que solía ser sana,
al omne que la comiere dar le ha mortal lançada.

Libro de miseria de omne

La locura incuba desde ahora bajo nuestros inmuebles de cincuenta pisos, y a pesar de nuestros intentos por desenraizarla, no llegaremos al punto de reducirla, ella es este dios nuevo que no sosegaremos incluso rindiéndole una especie de culto: es nuestra muerte la que incesantemente reclama todo.

A. Caraco, Breviario del caos

Ni puede nadie, ni aun por un instante, permanecer en realidad inactivo, porque irremediablemente le impelen a la acción las cualidades dimanantes de la naturaleza.

Bhagavadgītā 3.5

… toda acción engendra un significado que ignoro.

S. Zweig, Die Augen des ewigen Bruders

El que quiere vivir sin culpa no puede tener parte en una casa ni en el destino de los demás, no se puede alimentar del esfuerzo ajeno, ni beber del sudor de otros, no puede depender del placer de la mujer ni de la exigencia de la saciedad: sólo aquel que vive en soledad vive con su dios, sólo el que trabaja experimenta al dios y sólo el pobre de solemnidad lo posee por completo.

S. Zweig, Die Augen des ewigen Bruders

El mundo moderno no será castigado. Es el castigo.

N. Gómez Dávila, Escolios a un texto implítico

anton-koberger-c-1440-1515

Salir a entender el mundo, entender el flujo de los bienes, la compra de delicias, la armonía de la pequeña felicidad entre los hombres honrados, entender eso es descalabrarse contra el horror más abyecto. No quedarán más de cien hombres que no sean ya peones en la construcción de un infierno diseñado por Satanás. Hagamos lo que hagamos, de los dedos de las manos nos emergen a casi todos largos cables que conectan con artilugios de tortura, de extinciones y de arrasamiento de ricos pastos. La crianza de un simple vegetal o la confección de la pluma con la que anoto mis aspiraciones tienen la culpa de la muerte de familias, del barrido de vergeles milenarios, de la letrina de los mares, del estrago de los astragos. Nuestros pecados rodean al globo atravesando antípodas ignotas. Andar vestido en la vieja Europa significa dejar desnudos a países enteros. Mis dientes equivalen a guillotinas, a martillos mis zapatos, a desiertos mis excrementos, a peste sin hartazgo el hambre y las apetencias que llevan a servirme holocaustos con buen color. No logro dar un paso sin sentenciar a legiones de conciencias inocentes y a millares de campos de tranquila beatitud. Ninguno de nuestros más distraídos suspiros evita degenerar en esterilidad planetaria. Nuestros gargajos humean como azufres venenosos, nuestros residuos infectan sin remedio los ríos que dan la vida, nuestras risas cuestan desgarramientos de carne, nuestro parpadeo acaba con toda belleza, y la limpieza y ornamentos que no logran embellecernos supusieron el viaje al Hades a criaturas con ojos para ver el caos coronado. Cada vez que me moviera, debería entonar una letanía por los miembros cercenados, por las lenguas que dejan de hablarse, por las pócimas que inutilizamos por sobreuso, por los linajes que son erradicados entre llantos de dolor insoportable e indigna brutalidad del fuerte. Adaptar verdaderamente la religión a nuestros tiempos sería hacerla promulgar un nuevo dogma: “¡Si cada uno no lamenta la maldición de su diabólica expansión, sea anatema!”. Prometeo ha muerto por vergüenza. Nunca siento tantas ganas de llorar como cuando convengo en que yo y todos los que amo somos asesinos natos cien mil veces más flamígeros que el mayor de los emperadores antiguos. Sólo ese dato basta para hacer vomitar al pudoroso o para hacer estallar nuestras mentes y nuestros más bondadosos conceptos en mil trozos, como le sucedió al bendito Avalokiteśvara, y como a él deberíamos satisfacer a nuestra aspiración mediante tantos otros brazos: poseer la justicia en nuestro encarcelador siglo conlleva el sacrificio de todo lo que nos es dado, porque nada nos llega limpio sino originado en los purgatorios del mundo.

¿Cómo nos hemos atrapado todos en una culpabilidad tan apretada? ¿En qué momento se pasó de la predación violenta a la fulminación de toda esperanza y de toda sensibilidad terrenal? Hacer algo hermoso del libre albedrío es hoy más difícil que nunca. El mero hecho de nacer ya nos ha costado hundir las raíces en la podredumbre y la plaga. ¡Ay de los tiempos en que la infelicidad de uno no costaba la dignidad! ¡Ay de cuando el más inocente placer no nos convertía en alimañas de contagiosa boca putrefacta y ácidas ingles sin mesura! ¡Ay de cuando el peor malvado no provocaba la centésima agonía que provoca hoy el inocente! Incluso cuesta imaginar ahora a un pacífico monje cuya generosidad no sea replicada a sus espaldas por un cúmulo de insensatos eslabones en la cadena de la destrucción ciclópea. En el tercer milenio, con escasas e incomprensibles excepciones, todo hombre ha surgido al menos en una familia de principescos demonios. Los más envanecidos somos los paladines del Infecto Esputo, los ricos dispensadores de las razas, los hombres blancos aposentados en la cima de una Rueda de la Fortuna desde la que devoramos todos los manantiales de alimento y consuelo. Cierto es que en nuestro poder está renegar de los orígenes, pero es tan difícil como hacer que el noble olvide los ademanes en que fue criado o la lengua en la que le hablaba su preocupada madre. Nos encontramos demasiado abrazados a aquellos a quienes amamos, tan culpables como nosotros, y asumimos en voz queda que nuestros nobles clanes son bandas de maleantes. ¡Oh malhadado animal racional, que por tus ansias de catar el infierno lo prefiguras aquí para otros, ganando tú así méritos para ocuparlo después en su centro como Asterión en el laberinto! ¡Oh melancolía de ardua desatadura, cuántas noches de remordimientos me costarás cuando me sea acordado el solo hecho de estar respirando o de estar tocando algo que me haya traído un hermano desde algún confín ya desolado! ¿Me olvidaré de ti algún día, triste culpa, o es éste tu veredicto definitivo? Apenas me acuerdo ya de la de zafiedad de las cabezas y la necedad de los corazones con que la cultura ha devenido obscena mueca de lujuria: deberíamos conformarnos con no formar parte del ejército que viene tras los despojos del imperio aniquilado, el imperio de la vida, el imperio de Natura y sus vasallos.

facilis-descensus-averno-descent-to-hell-is-easy-by-roberto-ferri

¿Cómo nos detendremos? ¿Qué dios tendrá la benevolencia suficiente como para erradicarnos? ¿A esto conducían las revoluciones, no a comunidades de hombres libres y hermanados sino a hacer de la raza una sarna sin cura, una dolencia letal y encadenada entre todos sus miembros, de modo que ningún individuo sepa ya escapar del crimen? No queda oro limpio: todo oro es sucio. Y no bastaría con ser poderoso para detener el entramado de la confusión, porque cada gesto de cada ser racional es una súplica para alimentar su carácter rapaz y mefítico: pondríamos nuestra hacienda en manos de aquellos que decimos combatir si fuesen la única garantía de satisfacer nuestros vicios durante un lustro más. Ya ni siquiera veo como un gran crimen someter a los pueblos, despreciar a las razas, engañar a las mujeres o atormentar a las bestias: hemos llegado mucho más allá de eso, porque sencillamente hemos venido a destruir el ambiente en su conjunto con todas sus piezas, inmenso habitáculo en el que todos los inocentes nacieron y nacerán mientras se les deje un resquicio para ello. Y en esa batida participaremos todos los agentes con manos prensiles, sin importar nuestro abolengo, color, edad o el racimo que nos cuelgue entre las piernas, sin importar nuestros conocimientos o nuestro buen corazón. Siendo la civilización un apéndice al organismo que ya funcionaba con razonable armonía, no reclamemos siquiera la salvación de la belleza, de los templos, del honor de los justos o de nuestros entrañables recuerdos clásicos: no hay tiempo para eso. Antes haríamos bien en pensar únicamente en salvar un mínimo de rayo de luz regenerador y en que una boca humana no devenga cataclismo desde su nacimiento hasta su fin. Regresando a la más simple de las barbaries ahorraríamos el dolor infinito que expedimos ahora mientras conversamos cortésmente. Y es que el mundo no está siendo destruido por fanáticos religiosos o por avariciosos ejércitos, sino por la niña que compra un refrigerio porque hace calor. Las injusticias con que me puedan cargar a mí poco de valor tienen y poca ira deberían suscitarme, pues yo las centuplico cada día sin pensar siquiera en ello.

No hay en verdad hoy muchos motivos para la alegría: la transmigración que todo lo aplaza no me da ánimos, porque no me parece a ratos bastante con que los herederos de nuestros actos logren algún día la bendita luz de la paz perpetua. Hay demasiada densidad en el Averno material que presenciamos en este preciso instante como para no procurar cesarlo de inmediato, como para no aliviar un poco el ardor de lo que en su seno se abrasa. Por momentos me entran ganas de actuar de una santa vez como un hombre justo, tan sólo un hombre justo y nada más. Ya no sería cuestión tan sólo de no propagar la semilla del linaje, ni la de reducir la abundancia de bienes, ni la de privarse para siempre del sabor de los cadáveres y sus secreciones; todo eso es poco para quien encarna en sí mismo un apocalipsis cada semana. Me dan ganas de retirarme en una cabaña sobre la cresta de una cordillera ignota, u orar sin cesar y comer en la celda de un monasterio hortalizas criadas por mi mano, o, en el peor de los casos, morirme. Toda abstinencia es poca, y todo lo que no suponga encharcarse en un mugriento arrozal es encadenar allí a estirpes de desposeídos o entregar a los gusanos a aquellos desventurados exiliados de su propio mundo, aquellos que caminan a cuatro patas para agarrarse mejor a un suelo que hacemos desaparecer bajo sus pies.

Nunca haremos lo bastante por enmendar nuestras ofensas, pero ello debe animarnos todavía más a desprendernos en la medida de lo posible del oprobio con el que nos recordarán los cielos tras nuestro paso. Que sea una batalla perdida de antemano no implica que debamos abandonar el terreno; como bien entendían los más nobles guerreros del pasado, más vale morir aplastado por lealtad al honor que deambular miserable durante una larga y apestosa vida. En cada ocasión en la que omitamos un impulso por imaginar sus cósmicas consecuencias, habremos saludado a un ángel. Ojalá los que lamentamos de corazón nuestro devenir en el lodo y en tronos de lágrimas nos agrupásemos para recomenzar el juego, olvidando las mercancías de Oriente, retornando las lámparas de aceite y a la narración de pequeños relatos en torno a la hoguera, en aldeas privadas de locura y de espíritu del siglo, que no es sino el espíritu condenado en brazos del Anticristo.

Esta pena no se diluirá en un día, ni en un siglo, ni aun en eones de vidas sucesivas. Lloremos, hermanos, lloremos como supuran los bubones que somos.

***

apocalyptic-artwork-fantasy-art-mr-snippy-post-apocalyptic-romantically-apocalyptic-vitaly-s-alexius-zee-captein

[Música: J. Savall, Lachrimae Caravaggio. Statio II. Pugna et damnatio.]

Read Full Post »

Las personas reencarnan en las formas sobre las cuales meditaron.

Kaivalya Navaneeta, 2.85

El sufrimiento experimentado en las malas migraciones
son las armas afiladas de las malas acciones que se vuelven contra nosotros,
como un flechero asesinado por su propia flecha.

Dharmarakṣita, La rueda de las armas afiladas, 47

Demás, quanto él ganare del día que fue naçido
fasta el día que moriere, todo non vale un figo,
si non fuere oración o buenas obras que fizo,
ca non levará otra cosa de quanto ganó consigo.

Libro de miseria de omne 432

Working Title/Artist: YamaDepartment: Asian ArtCulture/Period/Location: HB/TOA Date Code: 09Working Date: mid-17th-early 18th century photography by mma, Digital File DT247.tif retouched by film and media (jnc) 8_17_11

En el momento de mi muerte veré juzgado el valor de mi vida por los daimones que habiten mi corazón. Me susurrarán cosas bellas y me despojarán de todo pavor si los he nutrido bien durante años. Tal como haya educado sus hábitos, así ellos me tratarán en el momento en que debilitado me descomponga. Al igual que los hijos despiden al padre rodeando su lecho de muerte de buenos sentimientos si buena fue su crianza, de esa manera espero que mis afectos se muestren benevolentes mientras me abro en mil formas hacia los novísimos.

Cuidaos, pues, daimones, de cargaros con alforjas demasiado pesadas o agitadas como fieras enjauladas. Dejad al pie del camino vuestro anhelos: igualmente habréis de perderlos cuando nos separemos en el día final. Merece la pena ir impartiendo rigor al alma para esa despedida dramática, terminación de cien mil intenciones, frustración de toda sed, invierno de las más airosas flores. Si no empiezo a prepararme hoy para la visita del Señor de la Transmigración, necio seré. ¿Quién evitaría tener al menos dispuesto un discurso y un ademán ceremonial ante la segura llegada de un rey al que deberemos entregarle cada posesión? Pero tal es la grandeza de ese rey que, digamos lo que digamos ahora, nos impresionará su visión en el momento de presentarse. Por ello es menester ejercitar cada día la pérdida de fascinación, ejercitar la meditación en la intensidad de lo que será una auténtica transmisión de poderes: toma mi cetro grande o pequeño, oh poderoso Yama, y mis recuerdos y decisiones, y pondera mis virtudes y pecados y mi abrazo a las cosas bellas y mi desagrado por las oscuras. Y ten en poco valor mis confusiones, pues, como todo mortal, confundí a menudo lo bueno con lo placentero, lo útil con lo fácil, lo denso con lo valioso, lo nuevo con lo eterno.

En el momento de mi muerte, mi alma saldrá por la coronilla hacia los cielos si mi conciencia, limpia de rubor, tranquila medita hoy en visiones puras. Pero si, por el contrario, los surcos tristes de mi rostro alcanzaren como hiedra a mis pensamientos impregnándolos de negra inercia, entonces me marcharé por algún orificio poco digno, viendo en el mundo a una banda de enemigos, y por ello me reubicaré gritando y gruñendo en el cuerpo de alguna bestia inframundana. Pues nadie se asienta sensatamente y con tino en plácido cojín si llega enfurecido como escapando de batalla. Cuando se produzca el tránsito, de nada te valdrá tu voluntad ni tu inteligencia: enclave tan violento no deja lugar para el frío cálculo. Tan sólo los hábitos acumulados te guiarán, y ten por seguro que solamente la virtud y la sabiduría serena que hayas cultivado saldrán en tu auxilio. Así las cosas, cuida bien a tus daimones, edúcalos con la severidad y el amor constante de un buen padre: en ellos estará el destino de tu herencia y ellos se repartirán la decisión de tu próximo hogar. Sólo irguiendo desde bien pronto la espalda se puede salir de la estancia secular danzando graciosamente y no arrastrado y entre gemidos. Este mundo indisciplinado y frívolo nunca piensa en aquello que, por no recibir atención, golpeará con mucha mayor dureza cuando realice su entrada triunfal, de la que nadie escapa.

Si presto atención muy silenciosamente, ya voy notando cómo me voy muriendo, muy poco a poco. Al despertarme me he encontrado en el carro de Yama, que con quedo trote ya está en marcha en una travesía cuya duración, con mucha suerte -nuestra fragilidad no nos debería permitir confiar en tal cosa-, alcanzará algunas décadas más. ¡Oh Yama, señor de la Rueda de la Vida y la Muerte, ya estoy agasanjando mi palacio para tu llegada! Mi servicio alfombrará tu paso con pétalos de rosas, las estancias estarán perfumadas de mirra y alcanfor, los villanos se postrarán ante ti. El amor saldrá a guiarte por los intrincados corredores de la mansión, las doncellas vírgenes te abanicarán con su paciencia y las banderas de la aceptación ondearán en atrios y alminares. ¡Oh Yama, podamos departir juntos entonces sobre la pasada gestión de mis dominios y detallando con serenidad el próximo señorío o el próximo teatro que me tengas planeado, para que mi rúbrica en tu contrato sea firme y aquiescente! Llévame donde quieras, Señor del Abandono, Repartidor de Igualdad Universal, que yo me ocuparé de ir allá por mi propio pie, sin necesidad de centinelas ni picotas, hasta el día en que te venza definitivamente. Como buen vasallo reinaré hasta entonces lo mejor que pueda en el rincón de un penumbroso bosque, en el fondo de un océano sin fin, en un interregno sin aire, en el cuerpo de un esclavo, en una fosa infernal o en la humilde madriguera de las diligentes termitas.

tomasz-alen-kopera

[Música: Romance del enamorado y la Muerte, una vez más en la cálida voz de Joaquín Díaz. Este dramático poema, de los más románticos y lacrimosos de su género -si no el más perfecto de todos-, digno de inspirar a Bécquer o Espronceda, relata el brusco encuentro con la muerte de aquel que, por su ímpetu, cree conducirse hacia la vida].

Read Full Post »

A los muertos

Además, monjes, el monje compara este mismo cuerpo con el cuerpo arrojado al suelo del cementerio, muerto desde hace un día, o dos días, o tres días; hinchado, lívido y putrefacto de esta manera: “Este cuerpo mío tiene la misma naturaleza, alguna vez será igual a aquel cuerpo y no está exento de este destino”.

Mahasatipatthana Sutta, Digha Nikaya 22.6 (“Kayanupassanananavasivathikarapabba “[“Sección con las nueve formas de contemplación del cuerpo en el cementerio”]).

Quando es bibo el omne cría mota sin mesura,
de pïojos e lombrizes, ca tal es la su natura;
muerto, cría los gujanos con su mala podredura,
que lo roen e lo comen dentro en su sepultura.

Libro de miseria de omne 435

L0070292 Kusozu: the death of a noble lady and the decay of her body. Credit: Wellcome Library, London. Wellcome Images images@wellcome.ac.uk http://wellcomeimages.org Kusozu: the death of a noble lady and the decay of her body. Fifth in a series of 9 paintings. Here her body is decaying in the advanced stages of putrefaction. Watercolour Published: [17--?] Copyrighted work available under Creative Commons Attribution only licence CC BY 4.0 http://creativecommons.org/licenses/by/4.0/

Muertos del mundo: os observo y os estudio. En vuestra descomposición cabe toda filosofía, toda visión, toda mirada amorosa y toda triste despedida. Hasta las reliquias incorruptas de los santos, prolongadas por beatitudes excelentes, se abrasarán durante la conflagración de los mundos. Seguid impartiéndonos enseñanzas, amados muertos, desde vuestra lejanía de todas las cosas. Sin vosotros, ¿cómo sabríamos aprovechar esta efímera vida? El rostro desencajado del cadáver quemado sobre las aguas del Ganges es mi mismo rostro, y en muy poco se diferencia de cualquier otro. Esas piernas flexionadas por la calcificación reflejan mi propia postura arrodillada cuando contemplo un confuso vislumbre de eternidad. No podré evitar adoptar esa angulación contrahecha, esa rigidez de las articulaciones, esa cavidad vacía en los ojos, esa inoperancia de la mente, esa nada de las pasiones y las ideas.

A vosotros, muertos que camináis, también os imploro vuestra enseñanza, a pesar de que muchos de vosotros ignoráis vuestra condición de maestros, desconociendo como desconocéis vuestro mensaje. Tomáis posesión de las calles y de las diversiones como si ello evitase vuestro substrato, que es ajeno a la animación; pero así, inanimados, pasaréis la mayor parte de la edad del universo. La rutina y los caprichos masajean vuestro corazón mientras creéis manipularlo vosotros a él. Oh amados muertos, vosotros que portáis vuestro final escrito en la frente desde el nacimiento, no os dejéis llevar por ilusiones dañinas, por vicios insaciables, por envidias destructivas, por impiedades pueriles. Lo más triste de un muerto es que crea estar vivo.

Los mejores de los muertos alzaron un día todos los logros de nuestra malhadada raza, cuando las cosas todavía necesitaban un nombre, cuando el sol todavía no había sido adorado. Les debemos la palabra, el número y la plegaria. Y tan muertos como ellos estamos nosotros, con un leve desfase ínfimo en el manto de la eternidad. ¡Ea!, cojámonos de la mano todos los difuntos, los de ayer y los de hoy y los de mañana, y bailemos al son de la necrosis que impera en nuestros bellos cuerpos en proceso de corrupción lenta e incesante, iluminaciones vacuas como el arco iris. Cantemos al sol que un día habrá de estallar y a la luna que lo sigue como un cadáver gris, animado solamente por los generosos destellos reflejados por su viudo. Toda la inmortalidad surgirá de nuestro desprendimiento de la muerte. No abracemos la vida, porque no es más que un disfraz de su opuesto. Abracemos, sí, a la pareja completa de vida y muerte en su oposición, sometida a su vez a un principio inasible y absoluto en el que mora la naturaleza última de lo que deviene, aquello que es lo único que en realidad se salvará porque es lo único que merece salvarse.

paul-delaroche-louise-vernet-femme-de-lartiste-sur-son-lit-de-mort-musee-des-beaux-arts-de-nantes-1845

[Música: J. S. Bach, Cantata BWV 82. I. Aria (“Ich habe genug“), tal vez el aria más sublime del cantor de Leipzig, claramente emparentada con el Erbarme dich de La Pasión según San Mateo. El texto reza así: Ich habe genug,  / Ich habe den Heiland, das Hoffen der Frommen, / Auf meine begierigen Arme genommen; / Ich habe genug! / Ich hab ihn erblickt, / Mein Glaube hat Jesum ans Herze gedrückt; / Nun wünsch ich, noch heute mit Freuden / Von hinnen zu scheiden. (“Tengo suficiente, pues he tenido al Salvador, esperanza de los justos, en mis brazos anhelantes. ¡Tengo suficiente! Lo he visto, mi fe ha estrechado a Jesús contra mi corazón, y hoy mismo quiero partir de aquí con alegría.”). La primera imagen es una muestra de kusozu, el arte gráfico japonés de clara raigambre budista (la meditación asubhakammaṭṭhāna en cadáveres en nueve fases) y centrado en mostrar en series de grabados las sucesivas etapas de descomposición corporal.]

Read Full Post »

Older Posts »